Época prehispánica:
Según fuentes históricas, los huastecos parecen haber tomado su nombre de un caudillo llamado Cuextécatl, el cual abandonó Tamoanchan y regreso a Panuco, luego de haberse emborrachado con pulque y “mostrar sus vergüenzas”.
La cultura huasteca constituía en la antigüedad la frontera noreste de Mesoamérica. Hacia finales del clásico (700-900 d.C.) los huastecos ingresan al actual territorio de la huasteca hidalguense, escogiendo como sitios habitacionales los valles y mesetas bajas como Atlapexco, Atlatipa, Tehuetlán, Huejutla y Acuimantla, sitios localizados en una buena ruta comercial que cubre gran parte de la sierra. Hoy día Huejutla es todavía una clave comercial, y hasta hace poco se intercambiaban productos con la sierra. Incluso los yacimientos de obsidiana del municipio de Huejutla estaban controlados por los teotihuacanos; desde aquí, ellos controlaban el comercio entre el altiplano y el Golfo de México. Otro punto importante en el ámbito comercial fue Atlapexco, que arrebató a Yahualica la supremacía del tianguis por su mejor colocación geográfica, a orillas de la vía directa hasta Huejutla.
La huasteca hidalguense fue tierra de avanzada de distintas culturas mesoamericanas: a la llegada de los toltecas bautizan ha Huejutla como Ixtahuexotla “saucedal blanco”; en el siglo XV, al caer el señorío de Xaltocan en poder del tecpaneca Tezozomoc, los otomíes de Tzompantzin huyen, estableciendo el señorío en Metztitlán, en donde declaran su independencia, al frente de las provincias de Molango, Xochicoatlán, Tianguistengo, Huazalingo y Yahualica, mientras que otros se refugiaron en Tutotepec.
En 667, huyendo de los toltecas, algunos chichimecas se establecieron en Tepehuacán. Posteriormente, en 752, en la guerra entre toltecas, chichimecas de Cuautitlán y vencido el cacique de éstos, otra oleada estableció en este sitio. Luego fue frontera del señorío de Metztitlán con este carácter rechazaron a las hordas de Chapulhuacán.
Se sabe que Yahialica era fortaleza del señorío de Metztitlán, donde tenía gente de guarnición; que a veces era aliado de los huastecos y en otras ocasiones mantuvieron frontera de guerra. Por el contrario, la provincia de Huejutla sostuvo continuas guerras contra aquel señorío como lo sostiene la “Relación de Huejutla” 1580. Por el año de 1262 hace su arribo a Yahualica los chichimecas que huían de Tlotzinte uniéndose con ello Yahualica a Metztitlán.
Los mexicas conocían a la huasteca con el nombre de Tonacatlapan “lugar de bastimentos” debido a su riqueza natural y, quizá por ello en 1487 Ahuizotl conquista Huejutla. La guerra de conquista emprendida por los tenochcas contra la huasteca parece haber tenido, además de lo comercial, un motivo táctico: llevaba implícita la medida de prevenir la unión de huastecos y totonacos cuyos territorios eran fronterizos, toda vez que juntos hubieran podido oponer mayor resistencia a los invasores. El inicio de esa guerra se atribuye a un incidente ocurrido a un grupo de mercaderes mexicanos en la huasteca, ultimados presuntamente por gentes de los pueblos de Tzicóac y Tuxpan. Luego de este hecho, se hicieron las guerras contra la huasteca, sujetándose al poder y al tributo mexica algunas de sus provincias, entre ellas Huejutla.
Conquista y colonia:
En la conquista, varios cronistas hablan de una huasteca densamente poblada. La distribución actual de sus sitios arqueológicos confirman estos testimonios. Durante este periodo colonial la huasteca fue bautizada como Provincia de la Victoria Garayana, luego como Provincia de Pánuco y después Provincia de la Huasteca. Esos primeros españoles fueron despachados por Francisco de Garay desde Jamaica y estuvieron por allí mismos en 1519, año de la expedición de Cortés tuvo que ir a pacificarla, pero su expedición fracasó y no lograron conquistar la comarca. La expedición de Garay no hizo sino insurreccionar a los huastecos, por lo que Cortés tuvo que ir a pacificarla, pasando por Huejutla en 1522. Por su parte, Xochiatipan y Yahualica se sometieron voluntariamente a la autoridad española, pero se marca el año de de 1541 como la fecha de sometimiento de la región por el capitán Bruno Tenorio.
Huejutla pertenecía a la provincia de Pánuco y estaba “en cabezada de majestad”, y tenia tres estancias: Tepehuacán, Xitilpa y Tlacuilola, “580 casa y 609 indios casados”.
Hacia 1527 Nuño de Guzmán, gobernador de Pánuco, con afán de ensanchar su provincia, invadió pueblos de la huasteca jurisdicción de México, comprendidos en los actuales municipios de Yahualica, Atlapexco, Huautla, Huazalingo y Xochiatipan; el ayuntamiento de la capital consintió en dejarle los pueblos de Huautla y Yahualica, evitándose así una confrontación armada con Nuño de Guzmán.
El primer religioso que entró a la huasteca hidalguense fue el mercedario fray Bartolomé de Olmedo, quien tuvo con Cortés, Metztitlán en 1522 y lo acompaño en su conquista de la huasteca. Andrés de Olmos, padre franciscano, se instala en el convento Hueytlalpan en 1523 y entra a la huasteca en 1539, pero la evangelización de la región correspondió a los frailes agustinos. El padre prior de Molango, el agustino Antonio de Roa desde 1536 predica el evangelio en Huautla, Tlanchinol, Chapulhuacán, Xilitla, Oxitipa y Pacula.
Independencia:
Al crearse el Estado de México el 14 de octubre de 1824, se estableció el distrito de Huejutla. Para 1873 lo integraban los municipios de Huejutla, Huautla, Yahualica, Tlanchinol, Xochiatipan, Orizatlán y Atlapexco.
El primero de junio de 1823, el Ayuntamiento de Huejutla convocó a otros ayuntamientos de la huasteca potosina, veracruzana y tamaulipeca realizar una reunión en la que se analizó la posibilidad de la formación de la provincia huasteca, proponiendo a sus pueblos formar la provincia con sus autoridades respectivas, así como para discutir cuál habría de ser su capital. Los pueblos enmarcados dentro del actual territorio hidalguense a los que convocó fueron, entre otros muchos de la huasteca: Chapulhuacán, Tepehuacán, Tlanchinol, Ahuacatlán, Canalí, San Felipe Orizatlán, Jaltocán, Huazalingo, Yahualica y Huejutla. El Ayuntamiento fue presentado por diversos medios por el gobierno federal para abandonar el proyecto. Pero el 31 de octubre de 1855, Manuel Fernando de Soto, posterior gobernador del Estado de México, presentó al pleno del congreso de ese estado un proyecto para la fundación del estado de Iturbide, que comprendería los distritos de Tuxpan, Tampico de Veracruz, Huejutla y el sur de Tamaulipas.
El decreto de enero de 1869 que proclamó la erección del estado de Hidalgo con los distritos de Tulancingo, Tula y Huejutla, desvaneció el sueño de Soto por crear el estado de Iturbide bajo sus premisas.
El año de 1867 fue erigido el municipio de Xochiatipan, luego de permanecer durante la colonia bajo la égida de la alcaldía mayor de Yahualica.